miércoles, 22 de enero de 2014

Las vacunas

Una parte importante y a la vez dolorosa es cuando tienes que llevar a tu hijo a que le pongan sus vacunas de acuerdo al cronograma entregado por el pediatra.

Nosotros por estar cubiertos por la EPS de Pacifico podemos ir a la clínica Javier Prado a que le pongan sus vacunas y es una suerte de tener la cobertura completa porque no pagamos nada, a no ser claro que sea una vacuna no tradicional, como ya nos pasó una vez.

Cada vacuna es todo un tema, no tanto por la cantidad de gente que hay esperando o porque tienes que ir en un día súper complicado a una hora difícil sino yo diría mas bien por la reacción que puede tener tu bebe en el momento en el que le ponen la inyección, es horrible verla llorar descontroladamente aunque sea por unos segundos, mi esposa no puede luchar contra ese dolor y a veces a ella también se le parte el alma, tengo que ser yo el que junte fuerzas suficientes para sujetar a la bubu, respirar profundamente mientras le ponen la hipodérmica y después abrazarla con toda la fuerza posible y decirle que ya paso y que no se preocupe aunque no te entienda nada de lo que dices.

Ya hemos tenido tres episodios de este tipo y se viene el cuarto en pocos días, el primero fue con el mismo pediatra, las otras dos en la clínica Javier Prado, el último ha sido hasta ahora el peor de los tres, tratar de mantener la calma y no entrar en trompo es clave para este tipo de situaciones.

La primera vacuna fue en el hombro, esa vacuna tiene una reacción que va asociada con el sistema de defensa del bebe, lo más probable es que aparezca una especie de granito en el lugar de la vacuna, con materia y todo, pero según el pediatra, eso es bueno porque demuestra la fuerza del sistema inmunológico del bebe, no se debe tocar, no se debe reventar, solo se debe mantener limpia la zona y dejar que el proceso haga su trabajo solo, incluso cabe la posibilidad de que se reviente hasta dos veces en un plazo de tiempo largo, con decirles que estamos llegando al cuarto mes y el granito sigue ahí y ya se ha auto-limpiado dos veces.

La segunda vacuna fue la que costo, había la versión Pentavalente gratuita pero con el riesgo de que le diera fiebre, la versión Hexavalente que es mucho mejor, según tengo entendido, tenía un costo no tan simbólico como esperaba, pero como me habían comentado varios padres de familia que era mejor, el tema del uso del dinero para mi hija no tiene precio, todo sea por su salud, después veremos cómo enfrentarnos a las cuentas.

Ahora en unos días viene la cuarta vacuna, espero que no sea tan horrible como la anterior pero eso dependerá del tipo de medicamento.

Una recomendación para los papás, nosotros debemos estar siempre presentes en el momento que se ponen las vacunas, nosotros somos más fuertes y podemos demostrarlo.