miércoles, 8 de noviembre de 2017

Tenemos Varicela

No creo equivocarme al pensar que todos los que somos papás nos preocupa en alto grado la salud de nuestros hijos, sin importar la edad, un hijo es siempre un hijo y en nuestro caso, nuestra hija es la única heredera que tenemos, es por eso que nuestro nivel de preocupación es muchísimo mayor.

Nosotros ya hemos sufrido y sobrevivido un episodio bastante complicado cuando Mara tuvo que ser internada por cinco días a raíz de una Celulitis Facial, la cual fue detectada con el tiempo bastante ajustado y fue ahí donde se su puso nuevamente en el tapete el tema de la alergia en la piel, alergia que está asociada, por lo visto, con ciertas picaduras, pero lamentablemente aún no la tenemos confirmada al 100 por ciento.

Esta vez nos ha tocado enfrentarnos a la Varicela, una enfermedad contra la cual supuestamente está vacunada, pero según parece existe un pequeño factor probabilístico de que una persona ya vacunada puede contraerla (según he leído aproximadamente entre un 20 y 30 por ciento, podría ser menor) y que su reacción sea de menor grado, sin embargo, la enfermedad se desarrolla de la misma forma, pero dura menos tiempo, a pesar de eso igual hay que tener todas las previsiones necesarias. Lo que también hemos notado es que disminuye la cantidad de ampollas/puntos rojos que aparecen en el cuerpo, pero los demás síntomas son similares, es decir, hay fiebre, picazón, molestia y dolor.

Todos piensan que la varicela sólo se contagia durante la “seca”, etapa donde las ampollas empiezan a secar y generar costra, sin embargo, el contagio se puede dar mucho antes, incluso antes de que te des cuenta de que la tienes ya podrías estar contagiando a otras personas, sin siquiera tener una marca roja a la vista, y creemos que esa fue la forma en como Mara se contagió, no fue en el colegio, fue porque su prima hermana paso tres días con nosotros en casa y fue ahí donde ella, su primita, empezó a mostrar puntos rojos, es decir, llego a nuestra casa sin demostrar síntoma alguno. Lo bueno es que esta enfermedad es de una sola vez en la vida, cuando ya la tuviste ya no la volverás a tener.

Los peores días fueron los primeros, donde te pica todo el cuerpo y solo quieres rascarte como sea, el problema es que pueden quedar marcas al rascarse, pero también pueden generar infección, y hay que tener mucho cuidado con eso, por eso existen antihistamínicos que te ayudan a controlar un poco la comezón, también se usan cremas que refrescan la piel y ayudan que las ampollas sequen un poco más rápido.

De acuerdo con lo que he estado revisando, esta enfermedad tiene una duración de aproximadamente entre 7 y 10 días, pero que podrían ampliarse hasta llegar a 15 o 20 días, dependiendo de la gravedad de la afección, también hay que vigilar el tema de la fiebre ya que pueden generarse picos de hasta casi 39 grados. También es importante vigilar cómo van evolucionando las ampollas, porque algunas de ellas pueden infectarse complicando un poco el tema.

Nosotros ya hemos cumplido con el periodo de tiempo recomendado por el pediatra, actualmente ya no existe la posibilidad de que Mara contagie a alguien, sin embargo, hemos tenido que combatir una pequeña infección asociada con algunas de las ampollas, lo que va a evitar que asista a clases al menos por unos días más, eso es más por un tema seguridad para ella.

Poco a poco ira mejorando, es un proceso que hay que dejar que termine, que tiene un tiempo de vida y que lo que tenemos que hacer es que sea lo más llevadero posible.

Algunas recomendaciones que les puedo dar, lo primero es hablar con el pediatra, no asumir nada. Ahora, a nosotros nos ha ayudado lo siguiente, si hay fiebre usar paracetamol dependiendo del peso del niño, bañarlo con agua de manzanilla o agua con avena. También utilizar cremas que ayuden con la picazón y tomar algún antihistamínico.

Ojo, no todos reaccionamos igual a los mismos medicamentos, en internet hay miles de sitios donde recomiendan ciertos productos, ya sean naturales o no, por eso hago hincapié, cualquier duda o inquietud, lo primero es consultarlo con el pediatra.

lunes, 15 de mayo de 2017

Feliz día Mamá

No me odien por no haber saludo ayer a todas las mamás que me siguen, como bien saben y siempre lo ando diciendo, los fines de semana son totalmente familiares y más aún si es que es una fecha tan importante como la de ayer.

Creo que está demás decir que madre hay solo una, que nos dio la vida, que nos sigue ayudando, guiando, salvando, mostrando el camino, jalando las orejas, prestándonos dinero, siendo nuestra confidente, paño de lágrimas y otras tantas cosas más.

Resumiendo todo eso en una sola frase es muy fácil, mi madre es todo para mí.

Ahora, debo confesar que no es la única mamá que existe en mi vida, mi esposa también es mamá y está haciendo un increíble trabajo; mi abuela obviamente también es mamá, sin ella yo no existiría (genealógicamente hablando), ella también ha colaborado en mi desarrollo como persona. Además de tener a mi suegra como la mano derecha de mi esposa, a mis cuñadas, a mis tías, a mis amigas y al resto de madres que no conozco, pues la verdad que mamás hay millones.

Un día de reconocimiento es muy poco, un día en el calendario no refleja la magnitud que ser mamá significa, por eso que a la mamá se le reconoce en cualquier momento, de día o de noche, un sábado o un martes, en febrero o en agosto, todo es relativo y es de acuerdo a lo que cada uno siente. La fecha es solo eso, una fecha, el reconocimiento va a ser siempre eterno, aunque en algún momento ya no estén con nosotros, seguirán siendo mamás.

Ojo que no estoy desmereciendo a ninguna mamá, puede ser la que trajo al mundo un hijo o que decidió cuidar y hacerse cargo de un hijo, por eso yo considero que mamá es toda aquella mujer que ha disfrutado de los logros de los suyos y que ha sido parte importante en el desarrollo y crecimiento de un pequeño.

Así que ya saben, celebren a sus mamás cada vez que puedan, no tienen que darles objetos valiosos, solo basta que sepan que son queridas y amadas, que son importantes y que siempre lo serán.

Feliz día mamá!!!

viernes, 5 de mayo de 2017

Reordenando mi vida

Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Desde hace pocos días, cuando me levanto por las mañanas, pienso en lo que sucederá en el día, sin saber si voy a volver a casa al final del mismo, no sé si volveré a ver a mi familia, no sé si en el trabajo me ira bien, si lograre cumplir con todos mis pendientes, etc., yo no lo sé, nadie lo sabe. Pero ¿Y porque ese cambio? si antes no me importaban las cosas y siempre dejaba varias de ellas para el día siguiente.

Hace unos días leí una historia, y creo que muchos ya lo han hecho, sobre un madre con un hijo pequeño, de cuatro años, que falleció de cáncer, o el otro caso donde una mamá fue a la clínica y no volvió más y que su hijo pequeño no entendía porque su mamá no regresaba. Son situaciones que nadie debería vivirlas, nadie, pero no estamos a salvo de que esas cosas sucedan, la ruleta de posibilidades sigue girando, nuestro destino no está tallado en piedra, entonces, hay que aprovechar el tiempo al máximo, reordenar mis prioridades, reordenar mi vida.

La verdad, es que yo no quisiera pasar por eso y menos que mi familia tenga que pasar por eso, pero si es que sucede, quiero tener la certeza de haber hecho todo lo posible, de haber cumplido con las expectativas de mi vida y poder decir que disfrute todo lo que pude y que los míos disfrutaron también conmigo.

Tener una familia cambia las reglas del juego de la vida, ahora tengo dos personas que dependen de mí, por quienes debo velar todos los días, por darles la seguridad que merecen, incluso el simple hecho de estar con ellos es algo importante, por más cansado que esté, aburrido, renegando del asqueroso día que tuve, del tráfico, de porque no me alcanza el sueldo, de lo que no puedo comprar, todo eso debo dejarlo afuera de mi casa, para poder entrar preparado para dedicarle a mi hija algo de mi poco tiempo libre, que disfrute conmigo de esos pocos minutos antes de que caiga dormida. Quisiera poder hacer más pero aún no puedo.

Cada noche al verla dormir pienso en si estoy dando el máximo de mí, de si estoy cumpliendo con mi rol de padre de manera correcta, de si la estoy educando como debe ser. Ya no debo pensar en que juguete le voy a comprar mañana, eso es algo temporal, debo dejar recuerdos que se queden grabados en su mente, recuerdos de felicidad, de alegría, de que su papá jugo con ella, que salimos a pasear, a comer helado, a pintarse la cara.

El tiempo que mi hija obtiene de mi es poco, el trabajo, los estudios, las responsabilidades me agobian, me estresan, me agotan, pero ahora dejo todo eso de lado apenas la veo, libero mi mente y me dedico casi de forma entera a ella. Quiero que siempre este feliz y contenta, que sepa que me tiene cerca para cualquier cosa, quiero que sepa que su papá estará con ella hasta que mis minutos se agoten.

Porque al final, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

viernes, 17 de febrero de 2017

La Cacería de Útiles

Ya se acerca nuevamente el inicio de clases y otra vez tenemos que empezar con los preparativos previos, lo que significa, que tenemos que visitar las librerías para poder comprar la mega lista de cosas que nos han pedido para este año, aunque ya sabemos dónde vamos a encontrar casi todo.

Para nosotros este es el tercer año que nuestra hija va a ir a clases, pero esta vez va a ir al colegio y ya no al nido, ahora estamos entrando a otras ligas y nos estamos enfrentando a las grandes compras de útiles y materiales varios, todo lo que aparece en la gran lista proporcionada por el colegio.

Esta gran cacería de útiles dio inicio la semana pasada, como jugando fui averiguando precios como para ir viendo que tanto nos iba a doler el bolsillo, y para sorpresa mía el cálculo inicial no salió tan costoso, el presupuesto era algo manejable, ojo que solo había visto útiles y no el resto de cosas, que incluyen uniforme y zapatillas, esa iba a ser una cifra aparte, que diferente es cuando empiezas a pasar por caja para pagar todo lo de la carretilla.

Lo interesante de estas compras es que no nos piden cosas difíciles de encontrar, aunque las plumas nos ha costado trabajo conseguirlas pero en fin. Seamos conscientes, siempre los colegios piden de todo un poco, incluso piden cosas que no necesariamente los chicos van a utilizar, por ejemplo nos han pedido plumones acrílicos para pizarra, está por demás asumir que son para la profesora, al igual que los dos paquetes de papel A4 (mil hojas) y algunas otras cosas más, pero la gran mayoría son para uso del alumno, los plumones, colores, crayolas, lápices, todos ellos serán usados hasta que ya no les quede nada de color en sus venas.

Lo que me pareció genial y me ha gustado mucho es que todos los útiles de escritura son de tamaño grueso, es decir, no son esos clásicos lápices Mongol B2 de color amarillo con negro que todos conocemos, no señor, son esos lápices Jumbo, todo es tamaño Jumbo, y eso está excelente, va a permitir que mi hija pueda manipular los colores, plumones y demás cosas fácilmente, en lugar de darle esos lapicitos minúsculos que no duran mucho.

Lo que a uniformes refiere, hemos encontrado todo lo necesario en Plaza Vea, aunque no lo crean, incluso los libros ya vienen empaquetados, todos juntos en un solo grupo y los pagas en caja como si compraras una caja de leche, así de sencillo, nada de buscar libros gigantescos y pesados, mi hija aún no va a tener que enfrentarse a Baldor, estos libros han sido fácilmente encontrados y me han gustado, 3 en castellano y 4 en inglés, me parece genial que vayan a enseñarle inglés desde ahorita, eso me va a permitir hablar con ella en inglés de lo más natural, practicar y ayudarla a que el inglés se convierta en su segundo idioma.

Resumiendo, a nivel presupuesto, hemos superado la cifra inicial, yo había calculado unos 300 soles en útiles, sin contar libros y uniformes, y nos habremos pasado en 100 soles porque hemos incluido las cosas del aseo personal (jabón, alcohol, papel higiénico, etc.). En uniformes se ha gastado hasta el momento algo de 200 soles, pero ya con todo, solo faltan las zapatillas, y finalmente los libros han costado 190 soles. Solamente nos faltan un par de detalles y listo, habremos finiquitado, súper gastados pero contentos porque mi hija va a ir al colegio.

Y no puedo irme sin agradecer inmensamente a mi mamá, porque nos ha ayudado un montón con todo esto de las compras escolares, si no fuera por ella esto sería un desastre. Y mi abuela también ha puesto su granito de arena, todos ayudando con un fin común, gracias totales.

lunes, 30 de enero de 2017

Internada por primera vez

Luego del año nuevo pasamos una situación bastante complicada, tan complicada que mi hija termino internada tres noches, entrando el martes 2 de enero a emergencias con el rostro hinchado. Hasta el día anterior no teníamos idea de lo que estaba sucediendo, habíamos hablado con el pediatra porque habíamos detectado una pequeña hinchazón, pero por lo visto nada complicado, solo tuvimos que aplicar una crema y listo pero el martes todo cambio.

Ese día por la mañana mi esposa me había enviado una foto de la bebe donde aparecía totalmente hinchada, tuve que llamar al pediatra pero no tuve suerte, así que le envié la misma foto esperando una respuesta, al no recibir una tuve que contactarme con su pediatra anterior enviándole la foto, su respuesta fue rápida, había que llevarla a emergencias porque parecía algo llamado Celulitis Facial, algo que jamás había escuchado pero no tuve que esperar más, salí embalado a la casa para recogerlas y llevarlas a la clínica. Una vez llegamos me respondió el pediatra de la clínica y su reacción fue la misma, por suerte ya habíamos llegado y ya la estaban viendo.

Esta ha sido la primera vez que nos pasa algo así, que tres médicos lleguen al mismo diagnóstico y que me digan que tiene que quedarse, que si hubiera pasado un día más las cosas serían peores, que había que tratarlo rápidamente, que me pidan que salga de emergencias porque no ayudaba en nada, escuchar a mi hija gritar que quiere ir a la casa, que no quiere quedarse, que quiere que le no le pongan nada, llamar Mamá mientras cuatro personas tratan de inmovilizarla para ponerle la intravenosa, todo eso fue horrible, tuve que salir, me quebré, me puse a llorar de la impotencia, de no poder ayudar, de no poder hacer nada, de ser un inútil, de no poder protegerla, realmente fue horrible.

Ya en la tarde tuve que volver a la oficina, no había nada más que yo podía hacer, mi esposa se quedó con la Bubu y yo solo pude ir al departamento a recoger varias cosas para llevárselas en la tarde. Cuando llegue la bebe está más tranquila pero verla en una cama conectada al suero desde donde entraban los antibióticos es chocante, yo he tenido que pasar por eso, para mi es normal, tengo casi 42 años pero ella es una pequeña bebe, no es lo mismo que sea ella a que sea yo.

Ver a mi hija internada con la cara hinchada, que no quería quedarse, que quería quitarse la intravenosa, cada vez que tenían que ponerle el antibiótico verla llorar por el dolor del ingreso de los medicamentos a su sistema es algo que no se lo desearía a nadie. Fueron cuatro días que tuvo que quedarse, Mary no se alejó para nada de ella en esos cuatro días, yo iba y venía de la casa a la oficina a la clínica. Lo bueno es que todo terminó bien, al segundo día Mara estaba más tranquila, salía de su cuarto, paseaba por los corredores del piso, saludaba a todos, pacientes, enfermeras y doctores por igual, me explicaba que había otros niños enfermos y que los doctores los estaban también curando. Es realmente increíble ver como los niños se amoldan tan fácilmente a cualquier tipo de situación, por más complejas de que sean. Al tercer día ya estaba saltando en la cama como canguro y el último día estaba feliz porque ya se iba a su casa a dormir a su cama y a comer lo que su mamá le iba a preparar.

El proceso fue continuado en casa, tres días más, recién el lunes tuvimos luz verde para poder sacarla de la casa, porque teníamos que mantenerla aún bajo supervisión. Ese lunes pudo ir a sus talleres de verano, ese lunes todo volvió a la normalidad para ella, sin embargo ahora nosotros debemos estar más atentos para cualquier situación que involucre una picadura porque podría reaccionar nuevamente, al parecer Mara es alérgica a las picaduras de mosquitos. Mi esposa recién el viernes pudo descansar, recién ese día pudo llorar como lo hice yo el día que la internaron, ella fue la que puso la fortaleza esos días, ella fue la fuerte, ahora me toca a mí serlo.

miércoles, 18 de enero de 2017

Vacaciones Utiles

Empezó el verano y se acabaron las clases del nido/colegio, y se nos viene la pregunta ¿y ahora que hacemos con los chicos?, la verdad es que hay muchas cosas por hacer, ya sea en casa o no, la idea es que no atosiguemos a nuestros hijos con toneladas de actividades y ocupemos sus días con muchas más cosas que las que hacía en clases.

Por ahí leí alguna vez que no es bueno poner a un hijo en miles de actividades y talleres vacacionales a la vez, que es bueno medir la figura un poco y también dejar que se divierta, pase tiempo con sus amigos y con la familia. Lo que es cierto es que muchos de nosotros trabajamos y si ambas partes lo hacen, entonces los hijos no pueden quedarse encerrados en casa solos o con los abuelos, la tía o la nana, evitar que estén metidos en el internet o viendo televisión todo el santo día, es por eso que son buenos los talleres de verano.

En nuestro caso habíamos evaluado natación y ballet, pero tuvimos que descartar la natación por un tema de salud de Mara y el ballet ya había empezado, pero tuvimos la suerte que un día que mi esposa tuvo que ir al Nido a ver unos temas fue con la Bubu y justo ese día empezaban los talleres de verano en el nido y TATAN, listo, Mara fue inscrita y aceptada rápidamente, ahora tiene talleres de verano tres veces por semana, los días lunes, miércoles y viernes, va a tener pintura, teatro, baile y van a salir de paseo cada viernes, así que ahora tiene tres mañanas ocupadas.

Lo bueno es que ahora tiene actividades que van a darle tiempo a Mary para que pueda hacer las cosas que no podía porque Mara siempre quiere que jueguen con ella, así que ya se imaginaran. Por mi parte yo aprovecho los fines de semana para salir, pasear, ir a los juegos y pasar tiempo con la familia. No vamos a meterla en más actividades por ahora, al menos no hasta febrero. La idea de la natación esta aún vigente y es algo que le gusta mucho, todo lo que tiene que ver con agua es su fascinación y ya tenemos la venia del pediatra así que podemos inscribirla, aunque sea un mes, porque en marzo empieza su nuevo colegio.

Y tu ¿en qué actividades has puesto a tus hijos?


 Imagenes publicadas en el Diario El Comercio, suplemento Vacaciones Utiles

sábado, 24 de diciembre de 2016

Y el Espiritu Navideño, ¿donde quedo?

Estamos a puertas de una de las fechas más importantes para los niños, La Navidad, una fecha muy esperada por ellos, sobre todo si son pequeños, y si aún creen en Papá Noel mucho mejor, sin embargo, en estos últimos días nos hemos dado cuenta que el espíritu navideño se ha perdido bastante y ahora todo está más orientado hacia el lado comercial, de repente siempre ha sido así, pero ahora que estoy del otro lado de la ecuación lo noto mucho más. Las tiendas hacen su agosto, setiembre y hasta octubre y los clientes, o sea nosotros, gastamos nuestra gratificación y tal vez algo más de lo que debemos y que no tenemos presupuestado, el uso del plástico está en su más alto nivel y las compras se hacen más por cumplir que por otra cosa.

Antes la navidad era una sorpresa para los niños, dependiendo de la costumbre de cada familia, algunos son despertados pasada la media noche y otros esperan al 25 en la mañana, como era conmigo, para bajar corriendo las escaleras y encontrar el árbol repleto de cajas y paquetes, no todos con mi nombre, pero al menos había algunos, y a esa hora de la madrugada me ponía a separarlos, pero sin abrirlos, solo para asegurarme que los tuviera más cerca. Luego de eso tenía que esperar a que alguien más bajara para poder recibir mis regalos, y muchas de esas veces me quedaba dormido en el sillón de la sala esperando. En aquellos años nunca me despertaba tan temprano, solo el 25 madrugaba como nunca.

Esta es nuestra cuarta navidad de a tres, nosotros acostumbramos recibir las 12 en la casa de los papás de Mary y el 25 almorzamos con mi familia. El tema de los regalos solo se aplica para los pequeños, así no hay mucho gasto, aunque en sentido figurado claro porque al final igual gastamos, la cosa es que nosotros compramos todo lo necesario el fin de semana luego del 15 para evitar la pelotera de gente y aprovechar la disponibilidad de efectivo, aunque desde que empieza diciembre ya se ve que el tráfico humano empieza a crecer radicalmente. Nosotros vamos a comprar las cosas juntos, incluyendo a la Bubu, ella se pasea por los anaqueles y escaparates sacando cosas y metiéndolas en el carrito de compra, obviamente no se le compra todo, pero por ahí que le liga algo. Como ella aun s pequeña, la idea de Papá Noel está en un estado de pausa, le decimos que los regalos nos los deja el en el departamento y los que les dan en las otras casas también los deja, pero es difícil que no relacione un regalo con la persona que se lo da físicamente, si tú le preguntas quien le regalo algo ella te contesta con Papi, Abu, Tata o algún otro nombre familiar pero nunca dice papá Noel. 

No sé si para el siguiente año ella nos deba acompañar a comprar las cosas, decirle que tiene que hacer su carta a Santa Claus y decirle que si ha sido una niña buena va a recibir regalos, o dejar que nos acompañe y que vea lo que realmente sucede en estas fechas festivas, que los regalos los compran personas como cualquiera de nosotros y que no existe un hombre de traje rojo y barba blanca que maneja un trineo volador guiado por renos. Sera bueno hacer que pise el suelo y sepa la verdad o que tenga esa parte de fantasía asociada con la Navidad hasta que tenga cierta edad, como sucedió conmigo cuando era niño. El problema es que la televisión y las tiendas no ayudan mucho, como todo es marketing al 1000% es muy difícil explicarle a una niña pequeña que realmente Papá Noel se encarga de todo y que los papás como nosotros solo paseamos por las tiendas y miramos las cosas sin comprar nada, ¿qué difícil dilema no creen?

PD: Este artículo no tiene ninguna intención de malograrle las fiestas a nadie en lo absoluto, solo es mi punto de vista sobre estas fechas que tanto incremento comercial tienen últimamente.