viernes, 6 de mayo de 2016

Papá no te Vayas a Trabajas

Desde hace poco más de dos semanas mi hija se ha estado dando cuenta de que debo salir todas las mañanas temprano a trabajar, como todos los que somos padres trabajadores y que con mucha pena debemos poner rumbo a nuestras oficinas, aunque al inicio no ha sido tan traumático ahora ya está empezando a cobrar nuevos matices. Es difícil tener que salir temprano, mi hija se despierta también temprano porque tiene que alistarse para ir al nido así que ambos andamos en preparativos mañaneros casi al mismo tiempo.

Creo que la peor parte es cuando me pregunta si es que tengo que ir a trabajar, con ese rostro triste y decaído que ya desde antes de preguntar sabe la respuesta, y yo solo atino a responderle que sí. Tener el rostro de tu hija con cara de tristeza diciéndote que no vayas y que te abraza para no soltarte, esa es la peor parte del día, empezar la jornada de trabajo diario de esa forma no ayuda y aunque sé que no se puede evitar a veces me gustaría poder quedarme en casa con mi familia. Con Mary tenemos que ingeniarnos la mejor forma para que pueda escaparme sin que mi hija se dé cuenta, no es la mejor de las formas, ahora lo que hago es explicarle que tengo que salir y que luego más tarde me va a tener en casa para poder jugar, un poco que me entiende, pero sé que su entendimiento sobre lo que significa más tarde aun no es comprendido al cien por ciento, la dimensión del tiempo esta aun fuera de su entendimiento total, pero logra calmar un poco la tempestad.

No me gusta tener que escabullirme en las mañanas para poder salir, sé que no es lo mejor, es torturante y agotador, un inicio así todos los días molesta a cualquiera, más aún porque también trabajo los sábados, imagínense eso. A veces tengo que salir por alguna otra cosa que no es trabajo y la pregunta de mi hija es la misma, "vas a ir a trabajar?" y le digo que no y le explico que es lo que voy a hacer y me entiende. Algunas veces me acompaña, vamos sólo los dos, antes íbamos de a tres, pero estoy empezando a tener mi espacio, de padre e hija, solo con ella, poco a poco voy viendo que no es tan complicado salir de a dos, aunque no es que me demore mucho, pero por algún lugar se empieza.

Espero que con el paso del tiempo mi hija vaya comprendiendo mucho mejor algunas de las cosas que van sucediendo de manera cotidiana, no siempre se va a poder tener lo que se quiere y debemos tratar de que entienda eso, que yo debo salir a trabajar y que volveré al final del día para estar con ella.

Y tú, ¿cómo haces para salir a trabajar todas las mañanas sin sentirte destrozado por dentro?