domingo, 31 de agosto de 2014

Buscando pelotas para piscina


Desde hace un par de meses estamos que le damos vueltas a la idea de comprar una piscina de pelotas, una pequeña que pueda entrar en el departamento y no ocupar mucho lugar, es justo que esta semana decidimos hacer una búsqueda por algunos locales conocidos de venta de cosas para bebe, aunque primero visitamos algunos centros comerciales sin mucho éxito. Estas son las famosas piscinas que existen en muchos restaurantes o centros comerciales que tiene esos locales tipo Coney Park que al pagar una suma minúscula tienes acceso por 15 minutos a todo el laberinto incluyendo la famosa piscina, pero como mi hija aun no llega al año tendría que entrar con un adulto o simplemente no la dejan entrar. En la clínica San Borja tienen una en la zona de pediatría para que los chicos jueguen mientras esperan a ser atendidos.

Primero pensamos que podía existir algo de eso en los Open Plaza o en Saga o en Ripley, en las secciones donde venden coches, andadores, cunas y esas cosas, pero no encontramos nada parecido, entonces pensamos que tendríamos más suerte en las tiendas especializadas en cosas para bebes, ahí si tuvimos más suerte pero el precio nos sacó de presupuesto por mucho.

La piscina en cuestión está hecha de un material de esponjoso tipo foam recubierto con una especie de plástico grueso pero suave, el fondo no tiene más que un forro simple sin acolchado y al ver las opciones que ofrecen en estas tiendas como que no me siento muy a gusto con la oferta, obviamente las piscinas salen con las pelotas pero no hay opción de comprar las pelotas aparte, que problema. Por ahí me comentaron que las bolsas de pelotas son fabricadas localmente y los paquetes varían entre 50 o 100 de estas pelotas de colores. En un mercado encontramos paquetes pequeños de 15 pelotas pero eran más pequeñas que las que se usan usualmente y lo otro era que el material no me convenció mucho.

En polvos rosados tuvimos más suerte, encontramos un solo puesto que vendía un paquete de 100 pelotas de marca, con logo y todo lo demás, aunque en este país todo es copiable parecía que era la más cercana a algo legal, las que ofrecían en estas tiendas especiales para bebes no tenían ninguna señal de ningún tipo por ninguna parte y este puesto tenía un paquete totalmente diferente que si mostrara algo de identidad, hasta ahora ese es "el paquete" que estábamos buscando.

Pero ahí no termina todo, nos falta la piscina y como somos súper originales decidimos comprar una piscina de playa, de esas que se inflan a pulmón y que son pequeñas, lo único que tendríamos que hacer es forrar el piso y para ello estamos pensando en comprar más de esos pisos cuadrados de goma para que vayan debajo de la piscina, justo estamos pensando visitar el mercado central en estos días que vienen para ver si encontramos más pisos cuadrados, una piscina decente y de repente más pelotas porque creo que 100 no van a ser suficientes y no van a durar mucho. Pronto las fotos del proyecto "Piscina de Pelotas".

¿Y ustedes han pensado en comprar una de estas famosas piscinas de pelotas para sus hijos?, ¿han pensado en fabricar una a la medida?, el ingenio esta siempre activo y no se deja engañar fácilmente.