lunes, 17 de noviembre de 2014

Lo que se Hereda no se Hurta

Hay cosas que por lo visto se heredan de una generación a la otra, ciertos rasgos característicos pasan a través de las generaciones manteniendo similitudes con diferentes familiares, eso sería más que todo por el aspecto físico, pero por lo visto ciertas fascinaciones y gustos también han pasado a la siguiente generación, en este caso a mi hija Mara Sofía.

Hay cosas que son el fiel reflejo de su madre, ciertos gustos por los autos y la pelota, no le presta mucha atención a las muñecas, más prefiere jugar en su piscina de pelotas o con sus carritos, le fascinan los autos un montón, le gusta mucho salir a la calle, ir a los parques, le encantan todos los animales pero sobretodo los perros. La mayoría de estas características han sido heredadas a través de la genética, pero por lo visto no ha sido lo único. El carácter que tiene y la impaciencia, porque todo lo quiere rápido, han sido una herencia combinada de ambos padres, ahí no hay vuelta que darle, hay veces que se pone bien brava pero nosotros tratamos de que no nos gane, al menos no todas las veces.

Por mi lado ha heredado el manejo de la tecnología, utiliza los celulares como si nada, obviamente no sabe cómo funcionan, pero entiende perfectamente lo que es un teléfono y que la pantalla es táctil porque imita los movimientos de nosotros a la hora de utilizarlos. Otra cosa que reclama mucho es el uso de la PC de la casa, quiere ver los videos de música que le gustan o sino VelozMente y Peppa Pig. Como ella no tiene acceso directo a la computadora siempre nos lleva de la mano y nos hace prender el equipo y cuando tiene el video de las canciones que le gustan baila y canta a su manera. Otra cosa que es herencia mía es el uso de la televisión, se engancha con los dibujos del Discovery Kids y puede pasarse un buen rato bien entretenida, eso también viene de mi lado porque cuando yo veo televisión es como si mi entorno desapareciera.

Todas esas características son el reflejo de nosotros, un poco por la genética y un poco por imitarnos, siempre está observando todo lo que hacemos y siempre trata de hacer lo mismo, es impresionante la rapidez con la que aprende las cosas y eso nos llena de orgullo, es una esponja humana. Yo no sé si todos los hijos pequeños reaccionan de la misma forma, sé que cada bebé tiene su propia velocidad de aprendizaje pero para nosotros dos, estamos bastante convencidos de que la hija que tenemos nos va a sacar de cuadro a cada rato, eso es un hecho.

Cada día que pasa vemos cómo va aprendiendo cosas nuevas, como va desenvolviéndose dentro de la casa, cuando sale a pasear al parque o en el carro, todo se va acumulando dentro de su mente, la repetición de algunas actividades demuestra acciones interesantes, saludar y despedirse por ejemplo, son pequeñas cosas que van saliendo poco a poco y eso es genial.

¿Y sus hijos han aprendido cosas de ustedes padres o ha sido herencia familiar?