jueves, 16 de julio de 2015

El Sueño de ser Papá - Testimonio


La idea de ser papá siempre la he tenido clara, claro que siempre dije por alguna razón “a los 32 años seré papá” –fácil decirlo. Pero qué ocurre cuando pasa el tiempo y vas al Doctor y te das cuenta que “tus soldaditos” no están bien… y te dicen que no podrás ser papá de forma natural, es algo desmoralizante, entonces me vino la interrogante ¿podré ser papá algún día? Después de casi 8 meses de estar a la deriva y en la incertidumbre de mi machismo de entrar o no a un tratamiento, me arme de valor y le dije al Doctor que sí quiero seguir el tratamiento, porque mi sueño de ser papá algún día no se iba detener con un simple resultado, la ciencia está bien avanzada y como sea seré papá algún día –me dije así mismo.

Luego de formalizar una relación seria con mi pareja, intentamos 3 inseminaciones –sin resultado alguno–, el hecho de sólo esperar que “pegue” es algo frustrante para uno mismo y mucho más para tu pareja. Después de descansar unos meses conversamos y buscamos a otro médico para realizar una inseminación “in vitro”.

El día que decidimos realizar el in vitro me acuerdo que estábamos algo nervioso –por no decir muy nerviosos–; luego de dos horas de esperar me dejaron entrar a ver a mi esposa y le dije: ¿Cómo te sientes? –su respuesta fue: “Amor el Doctor dice que nuestros bebes están hermosos y si el Doctor lo dice hay que creerle”. A partir ese momento tuvimos que esperar quinces días para obtener el resultado final de que si seré padre o no.

EL DÍA D: EL EXAMEN DE SANGRE

Me acuerdo que el día 02/08/2014 nos tocaba realizar el examen de sangre a mi esposa; ese día nos fuimos temprano a ROE para el respectivo examen, luego del examen nos fuimos a desayunar, al cine, almorzar –todo como para mantenerla con la mente pensando en otra cosa que no sea el resultado, pero era casi imposible dejar de pensar en cuál sería– luego al final de la jornada decidimos retornamos a casa con una gran interrogante de cuál será el resultado.

Ni bien abrimos el correo sólo atinamos a leer “NEGATIVO” –en verdad que el mundo se nos vino abajo, empezamos a llorar los dos, yo consolaba a mi esposa y no atinaba a hacer otra cosa–, mi esposa le envío el correo a la Asistente del Doctor y al cabo de cinco minutos nos llamó diciéndonos: “FELICITACIONES SERÁN PADRES” –mi reacción fue: “¿Estás segura? Por qué en el resultado dice NEGATIVO”–, ella me respondió: “Señor Morán ustedes han leído las instrucciones que dice: Cuando el resultado es menor de 5 (< 5), se considera como NEGATIVO y su HCG está en 4,137, eso quiere decir que su esposa tiene 3 semanas de gestación”… entonces yo dije: “¿Está todo bien entonces? ¿Y qué significa ese número? le dije –ese número significa que tendrán mellizos. Después de colgar el teléfono con mi esposa nos abrazamos y nuestras lágrimas se convirtieron en lágrimas de alegría y felicidad.

LAS NUEVAS INTERROGANTES

La primera gran pregunta al enterarte de que vas a ser papá es: ¿Estoy preparado para ser papá? Y con esa primera pregunta se asume una gran responsabilidad ya que desde ahora en adelante debo anteponer los intereses y el bienestar de mis hijos a los míos.

Soy de las personas que no sienten mucho miedo, pero personalmente la experiencia de ser papá y no fracasar me daba un poco de temor y angustia a la vez. Ya que siempre he escuchado que tendría noches de insomnio, no dejan dormir y bla, bla… incluso algunos mis amigos me decía: “ahora veras lo que es bueno”.

En lo segundo que pensé fue: “Tendré que dejar de jugar un tiempo con el PS3 y la PC; ir al cine –soy fanático–, salir a jugar pelota con la gente del barrio e inclusive dejar mis salidas a las montañas, ya que ahora tengo que dedicarle tiempo a mis hijos.

Ya con mi corta experiencia de ser papá –casi tres meses–  me he dado cuenta que en sí puedes realizar muchas cosas pero es cuestión de organizarte también con tu pareja, de por sí jugar con el PS3 y la PC está descartado hasta unos meses me imagino, jugar pelota tal vez una vez por semana, pero ahí voy, hasta ahora no me quejo.

CUIDADOS Y ANTOJOS

Desde la noticia de que mi esposa estaba gestando, empezamos con los cuidados y atención de los bebes ya que los primeros tres meses son de sumo cuidado. Luego pasaron más meses y con ello vinieron los antojitos por acá y por allá, nada fuera de lo común a excepción del primer antojo a las 11pm –amor se me ha antojado comer Sapote–.

Con el pasar de los meses los bebes iban creciendo bien y sus controles fueron casi semanales para chequear todo este bien desde el vientre materno.

EL PRIMER MOVIMIENTO Y SUS LATIDOS

A veces uno mira la televisión y ve cómo se van moviendo los bebes en el vientre en las películas o en series, pero otra cosa es poder ver y escuchar tus propios bebes, escuchar sus latidos, ver como se mueven –es algo hermoso e indescriptible, yo he tomado fotos desde las 4 semanas y también tengo el video de los primeros movimiento y latidos que nos mostró el doctor. Me acuerdo que camino a casa no me cansaba de estar mirando el video, es realmente impresionante cómo está de avanzada la tecnología.

EL NACIMIENTO DE MIS HIJOS: IVANA y NICOLAS

Bueno el parto de mi señora fue algo anecdótico porque justo ese día nos tocaba control y bueno para variar no me dejaron entrar a la consulta. Ella cuando salió del consultorio me conto que le dijeron que tenía la presión alta y que tenía que ir por emergencia para que la estabilicen. Así que fuimos, ella entro y al cabo de dos horas me llamó un doctor para entregarme sus prendas y me dijo: “Señor a su señora la vamos a operar ahorita” –yo le dije: “¿De que la van a operar?” –“cesárea pues señor, ¿qué más cree usted?” me respondió… me agarro en mis 5 minutos, no estaba preparado para esa respuesta ya que ella tenía 38 semanas de gestación y hasta donde todos me decían a las 40 semanas iban a nacer mis bebes.

Como en todo hospital nacional uno no tiene acceso a la sala de parto, así que estuve esperando hasta alrededor de las 7:15pm me dejaron entrar para conocer a los bebes –Ivana y Nicolás–, mi primera impresión y pregunta fue si nacieron sanitos y cómo estaba mi esposa.

Cuando los vi a los dos juntos y me enseñaron su sexo de cada uno de ellos y me dijeron su peso,  fue realmente muy lindo y espectacular, no podía creerlo, le dije a la enfermera si podía tocarlos y me indicó que no, y que no podía tomarles fotos, igual lo hice –canjee una foto por cinco pañales–. Sólo me dejaron verlos algo de cinco minutos pero fueron los cinco minutos más largos y hermosos que he vivido, mientras salía y me despedía de ellos una pequeña lágrima que caía por la mejilla.

APRENDIENDO A SER PAPÁ

Bueno no hay una escuela de padres o un manual de cómo ser papá, por instinto sé que pasar el mayor tiempo posible con mis hijos es una buena manera de tener un vínculo de confianza con ellos. Casi siempre trato de estar con ellos, pero como todo papá tenemos un trabajo y no podemos descuidarnos de ello también, pero tampoco implica que no me dé el tiempo de estar con ellos. Cada vez que llego a casa siempre los beso, los cargo y no me importa estar cansado.

El primer día que durmieron en casa, en la noche me la pasé mirándolos cómo dormían, el cuidado de nuestros hijos demanda una vigilancia constante las 24 horas del día, soy consciente que en las mañanas ellos están con mi esposa y bueno en las noches casi siempre conmigo especialmente por la madrugada ya que su horario es impredecible, personalmente yo duermo alrededor de la 1:00am así que hasta esa hora estoy pendiente de ellos.

Ahora mi sentido del oído se ha agudizado, en el menor quejido que escucho ya estoy en su cuarto rápido a su lado. Ellos despiertan por muchos motivos que son hambre o necesitan ser cambiados, para mí, cambiar pañal no me es ajeno lo hago siempre y en más de una vez me ha tocado cambiarlos con las “sorpresas”, y bueno en el caso de Ivana lo hago con más cuidado y sutileza porque ella es mujercita y se necesita que sus partes íntimas estén limpias; en cambio a Nicolás es un poco más fácil porque es varoncito.

Con respeto a su baño también lo hago con mucha emoción ahora, la primera vez me daba miedo porque ambos se veían bien frágiles, ahora que los baño les gusta y los hago chapotear, a veces Nicolás se queda dormido en su tina.

Ivana y Nicolás ya este lunes 20 cumplirán 4 meses, rápido pasa el tiempo, veo las fotos de recién nacidos con las de ahora y hay una gran diferencia, los bebes crecen rápido es por eso que también tenemos que velar que no les falte techo, comida y educación; cómo dice el dicho “guardar pan para mayo”.

Con mi esposa ahora estamos que nos empapamos de todo acerca de la estimulación temprana ya que los bebes aún requieren el cuidado adulto durante sus primeros años hasta que ellos aprendan a ser autónomos. También he leído que la natación desde chiquitos permite fortalecer los brazos para gatear, tener una buena postura y una mejor respiración mediante juegos, es por eso que el siguiente mes ya empezaremos a buscar academias de natación para bebes.

Bueno sólo me queda decir que no hay que tener miedo a ser papá, es algo nuevo pero no difícil de aprender, hay que tener mucha paciencia y dedicación, no nos asustemos, que todos pasamos por este proceso, si lo hacemos mal o bien es parte del aprendizaje, como les digo no existe una escuela o manual de cómo ser padres, sólo déjense llevar por su instinto y lo que si necesitaran es mucha comunicación con su pareja para darles lo mejor a nuestros hijos.