jueves, 21 de abril de 2016

Pilas y mas pilas

Antes de que piensen que este artículo se relaciona con la cantidad de veces que mi hija va al baño, pues no, se equivocan, el tema no tiene nada que ver con eso, en este caso me refiero a las pilas/baterías que los juguetes que existen hoy en el mercado requieren para su completo funcionamiento, para asegurar horas de diversión y entretenimiento.

Justo recién he caído en cuenta, el fin de semana pasado, de la cantidad de cosas que tiene mi hija que necesitan pilas, no son miles ni cientos, pero habrá algunos cuantos aparatejos que requieren de energía extra para que puedan operar y si mi inventario no me engaña estaremos bordeando la docena, si es que no son un poco más.

Sé que hay todo tipo de juguetes, la gran mayoría son de interacción directa, es decir, hay que moverlos manualmente, pero hay muchos otros que necesitan energía adicional, esa energía permite a los hermosos juguetes que se prendan las luces, para que muevan alguna cosa o se muevan por completo. Mi hija tiene una batería musical que usa tres pilas y un piano que también usa otras tres, sólo por mencionar dos de ellos, tenemos trenes, un hipopótamo cantarín, un celular, una cámara fotográfica y hay algunas muñecas que cantan. Es impresionante e increíble, todos son juguetes y todos usan pilas y más pilas. No sé cuántos paquetes de pilas de 16 o de 24 unidades ya hemos usado y recién me percato de ese pequeño detalle porque tuve que cambiar las pilas del piano y al buscar los reemplazos veo que no me quedan ya muchas de repuesto, tres más que se van.

No tengo nada en contra de la cosas que usan pilas para funcionar pero hay que tener un presupuesto aparte para la compra de accesorios, obviamente que hay otros juguetes y otras formas de jugar y ya es tema de nosotros como padres hacer que nuestra peque apunte más para ese lado, pero no podemos combatir contra las luces de colores y las canciones de moda. También tengo que tener en cuenta que las pilas no se pueden desechar tan fácilmente, hay que dejarlas en los contenedores apropiados que se encuentran afuera de las tiendas, porque la verdad tirarlas a la basura como que no es una buena idea.

En casa estamos tratando de disminuir el uso de estos equipos, esos aparatos que necesiten energía brindada por pilas, hay algunos que ya fueron dados de baja pero hay otros que aún siguen en vigencia, dando vueltas por la casa, poco a poco estamos orientadora los juegos más hacia la interacción, ya sea con nosotros o con otras personas, la idea es que use sus muñecos y que la imaginación sea la que fluya y que no esté mirando fijamente a un tren que da vueltas y más vueltas. Sabemos que no podemos cortar todo a la primera pero vamos ganado algo de terreno poco a poco, un paso a la vez.

Y tú, ¿ya te diste cuenta de cuantas pilas utilizan los aparatos de tus hijos?