jueves, 14 de abril de 2016

¿Por qué consumir yogurt?

El yogurt es uno de los alimentos infaltables en la dieta diaria de la mayoría de familias peruanas. Puede ser consumido por grandes y pequeños, sin distinción de edad, en cualquier época del año y a cualquier hora. Sin embargo, no todos tienen claro cuáles son los aportes que brinda al organismo.

“El yogurt no solo es un alimento que aporta proteínas como fuentes naturales de aminoácidos. Es un súper alimento con elementos funcionales que brindan un plus en defensas y mejoras a la salud”, detalla el Dr. Arnaldo Hurtado, nutriólogo de Laive.

Si alguna vez se preguntó por qué es tan importante consumir un yogurt y por qué es necesario elegir el mejor, el médico nutriólogo explica los tres principales beneficios que ofrece este alimento que forma parte de la canasta básica en el hogar: 

  1. Mejora la digestión. Los yogures con cultivos probióticos tienen organismos buenos que estabilizan la función intestinal. Es importante resaltar que no todos los yogurt contienen cultivos probióticos y se debe aprender a diferenciar cuáles sí, pues estos organismos buenos potencian los beneficios de este lácteo. Incluso, podrían evitar el crecimiento de bacterias en el intestino, disminuyendo el riesgo de infección gastrointestinal y de diarrea. De igual manera las bacterias que contienen nos ayudan a digerir de mejor manera la lactosa. 
  2. Permite absorber mejor los alimentos. Al consumir probióticos mejoramos la función de la flora intestinal y por ende la función del propio intestino, mejorando la absorción de calcio, magnesio y hierro y la producción de ciertas vitaminas como la K, Vit B12, ácido fólico, entre otros. 
  3. Ayuda a que no te enfermes. La ingestión de cepas probióticas refuerzan las paredes intestinales y ejercen un efecto de barrera que impide que bacterias extrañas y oportunistas se afiancen y crezcan en él. Asimismo, dependiendo del tipo de organismos buenos (cepas) que tenga el yogurt, su concentración y la estimulación del propio sistema inmunológico en cada persona, estos organismos aportarán de manera positiva en la salud, sobre todo en personas con defensas bajas. También podrían conceder un efecto positivo en niños con alergia. 

TOMA NOTA

  • No están en todos los alimentos. Las cepas probióticas solo están presentes en algunos yogurts. 
  • No todos los yogurts son iguales. No todos pueden ser considerados como un yogurt con cultivos probióticos; esto dependerá de su producción. Se puede revisar esta información en los empaques. 
  • A más cepas/cultivos probióticos en el yogurt, más beneficios a la salud. Cuando más cepas (organismos vivos) trabajan en sinergia, mejoran la intolerancia a la lactosa, el proceso de digestión, la función intestinal, etc.