miércoles, 18 de mayo de 2016

Dejando el Pañal

A todos nos gusta ver cómo nuestros hijos van aprendiendo y creciendo y creo que uno de los más grandes logros es dejar el pañal, ya sea de tela o desechable, de la marca X o de la marca Y, dejar de usarlos es parte de la vida, es un hito muy importante, que tarde o temprano todos los niños y las niñas deben vivir.

Nuestra hija es de decisiones firmes, ella misma decidió dejar de tomar pecho, ella decidió en que momento ir a dormir a su cuarto y ahora decidió dejar de usar pañales. Obviamente que el cambio es un proceso que no es de un día para otro, toma mucho tiempo y mucha paciencia. Ya tenemos entre seis y ocho meses en el proceso de ajuste y creo que vamos bastante bien.

El año pasado, por el mes de Agosto iniciamos las pruebas, uniendo esfuerzos con el nido empezamos a enseñarle a ir al baño, a pedir pis y que se vaya acostumbrarla de a pocos, en esos primeros días se siguen usando pañales pero vas dejándolo de hacer, primero la dejábamos sin pañal un par de horas, luego fuimos aumentando el rango de horas hasta que podía estar sin usarlo casi todo el día. Estaba claro que teníamos que estar llevándola al baño a cada rato solo por si acaso, pero ahora pide regularmente y casi no ha fallado, salvo cuando está muy entretenida, se olvida y ahí vienen los accidentes, pero normal, no nos hacemos paltas, la cambiamos y listo.

La parte nocturna también fue algo similar, después de que dejo de usarlos en el día por completo, empezamos a tratar con las noches. No hemos sufrido de muchos accidentes en cama, pero si la hemos tenido algo complicada. Nuestro trabajo ha sido el estar dormidos pero despiertos a la vez, atentos al llamado de alerta de nuestra pequeña a cualquier hora de la madrugada por si necesita que la llevemos al baño, puede tocarnos llevarla entre la media noche y las 4:30am, pero siempre es en ese rango de acción, aunque han habido un par de veces que se ha ido de corrido hasta las 5 o 6 de la mañana sin llamarnos. En estos últimos días seguimos estando atentos a su llamado y sigue haciéndolo todas las noches, pero ahora con el cambio de clima la cosa está más complicada porque el frío hace que le gane y que nos llame cuando ya es demasiado tarde, ya nos ha tocado tener que sacar el colchón a que tome aire y cambiar las sábanas.

Lo que sí es bien complicado, y que nos ha tocado pasar, ha sido cuando estamos en el auto y a veces el paseo puede ser un poco largo, justo cuando menos lo esperas y para nuestra mala suerte nos pide ir al baño, caballero nomas, tenemos que pedir baño en algún local comercial o restaurante que nos quede en la ruta, por suerte hasta ahora la hemos tenido fácil, siempre nos han ayudado con la bebe. Lo que sí es feo es que a veces no sabemos lo que podemos encontrar adentro de estos servicios higiénicos no tan higiénicos que digamos, ya para sorpresas estamos bien curtidos.

También me ha pasado, y creo que debe ser usual que suceda cuando eres padre de una niña, es que a veces mi hija me pide a mí que la lleve al baño y como es obvio, yo no puedo entrar al baño de mujeres, no todos los lugares tienen servicios para niños, y lo complejo es cuando estamos en un lugar público con baños de uso masivo, en esos casos debo buscar un baño individual o hago una revisión previa antes de entrar con la bebe o mejor para mí, hago que mi esposa la lleve. Nosotros tenemos muy en claro que debemos mantener la separación de géneros niño/niña por obvias razones, poco a poco se hará mucho más evidente, más aun si como yo tienes una hija.

Y a ti ¿qué tanto te cuesta llevar a tu hijo/hija a los servicios higiénicos?