jueves, 13 de febrero de 2014

Comprador compulsivo

A la velocidad de la luz ni bien me entere de que iba a ser papa, confirmado al 100 por ciento claro está, empecé a ver las tiendas de otra forma, ya no voy a la sección de cosas de hombres, revistas o libros o electrónicos (televisores, cámaras, filmadoras), no señor, ahora voy a la sección de ropa y accesorios para bebes, en cualquier centro comercial, tienda, mercado o lo que sea, porque literalmente quiero comprarlo todo.

Lo primero que compre fueron un par de chupones, donde según las figuritas uno es para el día y el otro para la noche, compre un mordedor de estrella que ahora ya lo usa feliz de la vida, también varios biberones, algunas son cosas para usar ahora y otras son cosas que no va a utilizar hasta cuando estuviera más grande, pero igual, lo divertido de comprar cosas, es una sensación genial.

Ya he comprado juguetes que no va a poder usarlos hasta los 6 meses, 12 meses o 18 meses pero igual no importa, hay ofertas que valen la pena, se guardan en el closet y listo, tiene un lanzador de pelotas de plástico con forma de elefante, en su caja, iba a ser un regalo de navidad del 2013 pero creo que se va a quedar guardado hasta la navidad del 2014.

Teniendo en cuenta que yo colecciono juguetes y que los tengo cerrados en sus cajas originales, es fácil para mi comprar cosas y guardarlas para que sean usadas en un futuro, ahora me pregunto si podría comprar Barbies y enseñarle a mi hija a dejarlas en sus cajas?? Muy difícil, de repente voy a tener que comprar dos de cada una para que una la abra y la otra la guarde, como buen coleccionista uno sabe que esas muñecas pueden valer un montón de billete en un futuro no muy cercano.

Regresando un poco al presente y no es por hacerle propaganda a una marca específica, Fisher Price es lo máximo, el problema son los Prices de esos juguetes, que son geniales, de verdad que si pero la billetera no esta tan de acuerdo conmigo cuando entramos en una tienda, también estamos con productos Avent y Dr. Brown para lo que son biberones y accesorios, aún no he comprado ninguna Barbie.

Yo no he sido el único que ha entrado en la histeria compradora, mi mama también se ha visto afectada por esta emoción que ha contagiado su billetera y ha estado comprando de todo, cosas tan simples como un bebe crece o un babero llegando hasta el coche de paseo, el asiento del auto, el pack and play y la silla de comer, y aún sigue comprando cosas pero ya en menos cantidad.

Aparte de comprar todos esos artículos que te emocionan también hay que comprar las cosas de uso tradicional, del día a día, como son los pañales, los pañitos húmedos, cosas para el aseo y las súper conocidas latas de fórmula, estas cosas no me mueven el piso cuando las veo en los anaqueles pero cuando veo algún juguete, lo que sea, sobretodo esos que le van a permitir pararse o caminar, tengan por seguro que no voy a dudar en comprarlo, pero tengo que hacer caja primero, sino la voy a sufrir después.