viernes, 7 de febrero de 2014

El temor de ser un buen padre

Cuando me entere que iba a ser papa, mi primera reacción fue de lo más normal, incluso podría decir que tuvo un poco de incredulidad, después de unas cuantas unas horas y confirmamos el embarazo fue de alegría mezclada con temor y miedo, "y ahora que va a pasar?", "estamos realmente preparados para ser padres?", eran varias preguntas que daban vueltas en mi cabeza pero había una pregunta que tiene mucho más peso que las demás y que sigue apareciendo de vez en cuando, "seré buen padre?".

La duda cae porque yo no he tenido una figura masculina durante mi crianza, un buen modelo de padre a seguir, realmente fui criado casi enteramente por mi mamá a la que adoro hasta el infinito y mas allá, ella fue la que se hizo cargo de mi educación y de hacer la función de ambos padres, es el único ejemplo que tengo, no voy a negar que mis abuelos también han sido parte de mi desarrollo, al igual que los hermanos de mi mama y algunos de mis tíos, unos más que otros pero igual ahí han estado y siguen estando para casos de emergencia.

Si pongo en la balanza lo bueno y lo malo de esto podría decir que tener una crianza con tantas personas alrededor tiene muchas ventajas, puedes recopilar todo lo bueno que has obtenido durante todo ese periodo de crecimiento hasta lograr un buen nivel de madurez, hacer un buen licuado y aplicarlo en la educación de mi hija, de hecho hay bastante que se puede utilizar, pero igual después queda la duda, "seré buen padre? podre ser un buen ejemplo para mi hija?" no soy perfecto, creo que nadie lo es, uno trata de hacer lo mejor que puede, con las herramientas que la vida ha puesto al alcance de las manos y si te equivocas, lo corriges y sigues adelante.

Yo creo que dentro de los puntos más saltantes y básicos en la educación de un niño es demostrar las cosas, explicarlas de la manera más gráfica y sencilla posible, si hay que castigarlos caballero nomas pero no levantarles las manos, tratar de controlar el mal humor, dejar los problemas del día fuera de la casa y darle todo el amor del que dispones, tratar de no dejarte manipular porque los bebes se las saben todas y tú no quieres que lloren a como dé lugar, engreírlos pero no en exceso porque se mal acostumbran.

Estoy llevando un curso rápido de cómo ser padre, no cuesta nada así que estoy becado, el profesor es muy bueno, deja bastante tarea para la casa pero no me quejo, para los que quieran saber cuál es el maestro de semejante curso solo mírense al espejo y lo conocerán.