jueves, 27 de marzo de 2014

Energia sin Limites

Cada día que pasa me impresiona mucho más que el anterior y en este caso no voy a hablar tanto de mi hija sino de su madre, es increíble la cantidad de energía que puede tener para hacer todo lo que hace en un solo día.

Desde el momento en que abre los ojos no para de estar ocupada, ahora la bebe casi no se levanta durante las noches pero esta despierta desde las 6am aproximadamente, mientras yo la cuido ella está preparando el desayuno, la lonchera, ordenando una que otra cosa hasta que me toca a mí alistarme para ir a trabajar. Ella también tiene que trabajar pero tiene que esperar a que llegue su mamá para que ella pueda empezar a alistarse.

Su día de trabajo es un correteo constante, siempre tiene que ir de un taller a otro, o a la oficina para hacer alguna coordinación o sino pegada al teléfono coordinado otras tantas cosas. Ella llega entre las 5 y las 6pm a la casa, si es que no se demora un poco más, pero igual llega para hacerse cargo de la bebe, juega con ella, la cambia, la llena de besos, lava su ropa a mano (la de la bebe) porque se siente más cómoda y siempre hay algo de ropa sucia de la bebe que lavar.

Después de terminar con la bebe, que es cuando se duerme, es cuando aprovecha para hacer otras cosas, es ahí cuando lava la ropa de la bebe, plancha lo que hay que planchar, cocina algo si es necesario, ordena las cosas del cuarto de la bebe, hierve agua para el thermo y de paso hierve las mamaderas y los mordedores para que estén esterilizados y listos para el día siguiente, es recién ahí cuando después de terminar todo eso puede darse unos minutos para comer algo y ducharse. Todo esto pasa rápidamente, las horas se van volando, yo lo sé porque yo lo veo todos los días, nuestra hora de dormir esta siempre bordeando la media noche.

Últimamente no sabemos que es la televisión o el internet, no hay tiempo para esas cosas, mientras ella está haciendo algo, yo estoy haciendo otra cosa, hemos tratado de distribuir las cosas entre los dos aunque soy conciente que ella hace más cosas que yo, porque aparte de las tareas que hacemos por la bebe también hay cosas que debemos hacer para nosotros. Lo único que puedo decir es que cada día que pasa terminamos más cansados que el día anterior, aun así la jornada diaria esta siempre al mismo nivel que la del día anterior.

No sé cómo será la vida de las otras mamis, primerizas o no, pero si sus días son así de laboriosos como los de mi esposa sí que tienen todo mi respeto, realmente increíble.