miércoles, 12 de marzo de 2014

Hospital o Clínica??

Justo ayer tuve la oportunidad de visitar la zona de emergencia obstétrica del hospital Rebagliati y la verdad es que fue una experiencia casi desagradable, no fue un tema que me afectara a mi directamente, fue más que todo por una de las hermanas de mi esposa que actualmente está en proceso de parto, es decir, anoche ya estaba con contracciones mientras esperaba de pie a que la atiendan.

Toda esta situación me llevo a pensar en la ventaja de contar con una EPS, ya que gracias a ella pudimos disfrutar de las comodidades de una clínica, de médicos y enfermeras que están a tu disposición en cualquier momento que los necesites, todo ordenado y limpio pero sé que no todo el mundo puede contar con acceso a un seguro de ese tipo o a alguna clínica de renombre para poder traer al mundo a tu hijo.

No digo que los médicos sean malos en el hospital, imagino que un parto o una cesárea es igual en una clínica o un hospital, el tema va más por la parte de tener que esperar en un área no preparada para recibir y alojar a unas 40 mujeres en estado de gestación que esperan como el resto a ser atendidas, todas y cada una de ellas con alguna dolencia producto del embarazo y esperando a ser atendidas en orden de llegada después de unas 4 o 5 horas si es que no es más.

El sistema hospitalario nacional deja mucho que desear, obviamente es casi gratis, pero aun así no justifica el maltrato físico o verbal que una madre recibe mientras espera, con dolor, de repente sola o con su pareja, con sus maletas listas con todo lo necesario por si ese es el momento esperado para que llegue su retoño, comiendo galletas de la maquina tragamonedas que esta fuera de la zona de espera o tomando un café de otra de las maquinas.

A nivel infraestructura están hasta las patas, los equipos e indumentaria es fatal, la zona de espera tiene unos asientos que dan pena, incluso son tan angostos que una madre gestante no puede permanecer sentada ahí mucho tiempo porque puede terminar en el suelo por falta de equilibrio. Durante el tiempo que estuve en esa zona acompañando a mi cuñada vi pasar a un bebe recién nacido, o al menos eso parecía, en un carrito metálico tapado con delantales o algo parecido, la enfermera que empujaba el carrito parecía que estuviera en un pasillo de Plaza Vea o de Metro haciendo compras.

He visto mujeres con dolor, casi al borde del llanto, esperando a que un milagro ocurriera y fueran llamadas por el vocero de la recepción, que llamaba de cuatro en cuatro, solo hay cuatro monitores para el chequeo fetal, así que tenías que esperar tu turno y cuando te llamaban te llevaban en fila india cual ganado al 5to piso para poder hacer la prueba, fue realmente fatal, no me imagino como seria la zona donde entran todo tipo de emergencias, que miedo.

Por suerte mi hija nació en la Clínica San Borja, tengo amigas que han tenido a sus hijos en la Clínica Internacional, en la Maison de Santé y en la Santa Isabel, todas gracias al EPS o por tener un seguro directo de la clínica pero igual da mucha tristeza ver como otras familias que no puedan disfrutar de esos beneficios sean maltratadas. No sé ustedes pero dan ganas de denunciar este tipo de cosas.