miércoles, 23 de julio de 2014

Infección complicada

Esta última semana ha estado bastante complicada por la salud de la bubu, con fiebre de más de 38 grados y con casi nada de ganas de comer, hemos estado al pendiente supervisando todo lo que iba sucediendo.

Todo empezó en la madrugada del jueves 10 de Julio cuando la bebe empezó a hacer fiebre junto con náuseas y vómitos, nos asustamos pero logramos controlar la situación, pensamos que era algo pasajero y que con el Panadol para niños podríamos controlar la fiebre, conseguimos bajarla un poco pero ya cerca de las 8am tuvimos que llevarla de emergencia a la clínica San Borja donde la atendió una pediatra y le pusieron Antalgina y Gravol para controla un poco la fiebre y las náuseas, tuvimos que esperar hasta casi medio día para que la fiebre bajara y para que aceptara alimentos, porque ni la leche materna quería. Al salir de alta nos dieron Antalgina en gotas para la fiebre y Alergical cada 8 horas, hasta ahí todo tranquilo.

El viernes paso sin mucha novedad, tratando de darle de comer, no quería recibir casi nada, un poquito de algo y un poquito de otro algo pero siempre con náuseas y vómitos de por medio, es horrible ver a tu hija sufriendo y llorando y no poder hacer nada al respecto. Ese día la bebe hizo algo de fiebre durante el día pero nada tan complejo como en la mañana. Yo tuve que ir a trabajar y Mary se quedó a cargo de la bebe, haciendo su mejor esfuerzo tratando de hacerla dormir sin mucho éxito. Ya por la noche estuvimos haciendo esfuerzos para que comiera aunque no tuvimos mucha suerte, estaba bastante inapetente, esa fue la primera mala noche que pasamos desde que nació, se despertaba a cada rato, dormía por lapsos cortos de tiempo y cuando se levantaba lloraba como si la estuvieran matando, así pasamos la noche del viernes hacia el sábado.

El sábado fue más tranquilo, no hizo fiebre, durmió un poco más y empezó a aceptar algo más de comida, aun así estaba fastidiada y algo lacrimógena, engreída a mas no poder y con justa explicación, pero estaba bien sensible, pegada a su madre como calcomanía y no la culpo, es en esos momentos cuando los hijos se refugian en sus padres y quieren sentirse seguros. Obviamente ese día fue complicado pero ya no tanto. Entre el viernes y el sábado estuvimos dándole el Alergical según las indicaciones de la pediatra que nos recibió en emergencia pero como que la cosa no iba mejorando mucho, así que llame a su pediatra para comentarle lo sucedido y como iba la bebe reaccionando con el tratamiento, nos dijo que le diéramos Panadol y Gravol una vez y que cualquier cosa lo llamáramos de nuevo, con él hable cinco veces, incluso hasta casi la media noche, fue ahí donde nos dimos cuenta que la bebe estaba empezando a tener una reacción alérgica porque se notaba en la piel desde la cintura hasta los pies, ahí si nos asustamos.

Después de conversar largo y tendido con el doctor nos comentó que no le diéramos Alergical porque esa medicina tiene un componente que hace que los bebes se pongan irritados y sensibles, incluso como la bebe ya tenía una reacción alérgica nos hacía suponer que era por el Alergical, ya que era lo único raro que le estábamos dando que era nuevo era el Alergical. El pediatra nos dijo que ya no más de eso y que tratemos de darle líquidos y mazamorras y que si la cosa se ponía fea que la lleváramos de emergencia de nuevo, por suerte no se complicó. Esa noche estuvo más tranquila pero igual había que estar al pendiente.

El domingo fue un mejor día, la bebe empezó a comer de nuevo, de a pocos y algunas cosas más, ya no tenía esas marcas en la piel aunque se notaban muy tenues, si veías bien la piel te dabas cuenta de que ahí habían habido marcas de algo. Ese día no hubieron nauseas, vómitos ni fiebre, la bebe estaba más tranquila, con más apetito y con ganas de jugar, esos eran muy buenos síntomas, de todas maneras planificamos una visita al pediatra para el siguiente martes, aunque hemos estado en contacto directo con el por teléfono informando los avances mismo RPP noticias, solo necesitábamos que la viera y nos diera algún indicio de lo que había sucedido.

El día martes de la consulta, luego de hacer su revisión y su análisis en base a todo lo ocurrido, llego a la conclusión que había sido una infección estomacal que había derivado en fiebre, como que hubiera comido algo del suelo y que no nos dimos cuenta, aparte de que tenía la garganta un poco inflamada no llego a más que eso, incluso habíamos pensado que podía haberse contagiado de alguna enfermedad por contagio directo que no nos hubiéramos dado cuenta, la cosa es que ahora todo está mucho mejor, la bebe esta con el hambre de siempre y jugando hasta el cansancio, nos tiene como locos de un lado a otro y la verdad es que prefiero que así nos tenga porque eso demuestra que esta sana y feliz.

Las enfermedades son cosa seria, las alergias también, sé que esta no será la primera vez que tengamos que sufrir de esta forma, sé que se vienen más enfermedades y más noches en vela, es parte de ser papá y aunque es agotador no lo cambio por nada del mundo.