miércoles, 25 de marzo de 2015

Lo dijo primero

Todos los que somos papás de una u otra forma estamos siempre ansiosos y en constante observación para ver cuál es el siguiente logro con el que nuestro pequeño nos sorprenderá la siguiente vez.

Las primeras cosas que los bebes van haciendo, y no necesariamente en ese orden, son gatear, caminar, comer un poco de todo pero lo mejor de todo es cuando empiezan a soltar la lengua, aprender a hablar abre un mundo completamente diferente y lleno de infinitas posibilidades. Es cuando empiezan a soltar sus primeras palabras a su manera, medio balbuceando, medio en broma con una sonrisa esperando saber si las hemos entendido o no, es ahí cuando te das cuenta que una bebé está empezando a convertirse en una niña. Para mi, y no es que sea un experto, creo que existen dos hitos importantes que significan el cambio de escalón para un bebé, uno de ellos es caminar y el otro es hablar.

Los bebés son increíblemente creativos, siempre están ávidos de información, saben lo que quieren y son muy decididos, al menos mi hija está a un nivel alto con respecto a lo que quiere, recién tiene 18 meses y ya parece de más de dos años. Cuando quiere algo, a pesar de no saber su nombre o de no pronunciarlo bien, saben exactamente lo que están buscando. A mí me dijeron alguna vez que las hijas se nos pegan más a nosotros, a los papás, que siempre están buscándonos y que en teoría es una de las primeras cosas que dicen, pero temo decirles que eso es falso, al menos en mi caso lo primero que dijo fue mamá y a mí me dejo fuera del vocabulario por un tiempo.

Pero no se desesperen, dentro del pequeño grupo de palabras que la bubu maneja tenemos en orden cronológico, según recuerdo, las cosas que fue diciendo, su primera palabra fue "agua", luego dijo "mamá", "alo" lo dice cada vez que ve un teléfono, ya sea de casa, celular o uno de acceso público, "avión", "jabón", su favorita es "no", esta la dice a cada rato cuando no quiere algo, también dice "abre" a todo lo que ve, si quiere que le alcances algo te lo dice aunque no necesariamente haya que abrirlo y ya para terminar, como última palabra dijo "papá", ahora “papá” es lo que dice ni bien se despierta y me para llamando a cada rato, lamentablemente no estoy en casa por el trabajo e imagino que lo que hace es buscarme.

Obviamente que las palabras que dice suenan bastante cercanas a la realidad pero aun así hay que tratar de comprenderlas, como que a veces están medio entre balbuceos pero igual se deja entender muy bien. De todas formas escucharla, tratar de seguirle el paso y de descifrar todo lo que quiere decir es lo máximo, ver los avances día a día me sigue sorprendiendo.

Ahora mi hija es toda una lora a su manera, contesta el teléfono, canta cuando suena una de sus canciones favoritas en la radio, te llama desde otro de los cuartos cuando estas lejos, es realmente impresionante. El uso de sonidos para identificar otras cosas también es asombroso, "chuchu" es el tren y "titi" es el auto, y de los animales ni que decir, está en todas, como le gustan mucho los dinosaurios, mi colección de afiches están pegados por toda la sala y si quiere hacer referencia a ellos gruñe, así mismo George de Peppa Pig.

Dejo por sentado que los bebés nos imitan en todo, siempre tratan de hacer lo mismo que nosotros y están atentos a todos nuestros movimientos, con el habla es igual, si usamos palabras raras, medio en jerga o dichas a medias, son esas las palabras o frases las que trataran de decir, es por eso que debemos medir las cosas que decimos y como las decimos para que ellos aprendan el correcto uso y pronunciación de las palabras y no terminen hablando hasta el perno, nuestro idioma castellano es hermoso y debemos tratar de mantenerlo así evitando el maltrato de nuestra la lengua hispana, así que ya saben, mucho tino con lo que dicen y hacen, las esponjas están por todos lados atentas a todo.