martes, 14 de abril de 2015

Papá: No te Escondas

Vivimos en una sociedad donde la educación y la crianza de nuestros hijos queda, en teoría y en la mayoría de casos solamente a cargo de la mamá, y nosotros como papás somos solo espectadores sentados en una tribuna deportiva y nuestro trabajo se ha convertido son en ser proveedores de ingresos para la casa, dejando en claro que existen parejas donde ambos trabajan y en ambos recae el cumplimiento económico, en muchos casos hemos caído en la rutina laboral, de entrar y salir de la casa, de solo ver a la familia por las noches o en el fin de semana y eso no puede ser  posible, no debe ser una regla general, tenemos que ser partícipes en mayor cantidad de horas.

Nuestra participación ya no es como lo fue antes, ahora solo vamos y venimos. Al principio de la aventura de ser padres, llevabas una gigantesca cantidad de emociones que podías compartir y  regalar a cualquier persona con la que te cruzabas por la calle, contar lo que iba sucediendo era la nota alegre de cada día, ir a las consultas te llenaban de emoción, ver las imágenes de la ecografía te hacían llorar fácilmente y aplicabas la excusa típica del polvo en el ojo pero no puedes negar que se te llenaban de lágrimas los ojos, acéptalo, y cuando por fin llego el gran momento estuviste vestido cual médico de cabecera listo para entrar en la sala de operaciones para recibir a tu hijo(a). Todo eso quedo ya en el pasado y ahora ya solo llegas con las justas a decir buenas noches y a dormir.

Nuestros hijos necesitan más que eso, más cariño, más besos, más abrazos y más aventuras, cosas que los hagan divertirse, sonreír y llenarse de emoción y alegría, por eso les digo a todos los papás, no se escondan, participen de la crianza de sus hijos, no tengan miedo de opinar, de comentar, de salir de compras con la familia y ver productos para bebes en los supermercados, escoger la leche que necesitan, las medicinas, los pañales, la comida, no sean solo una herramienta de trabajo, no sean solo el que trae el dinero a la casa, el que para la olla, el que cubre los gastos, somos mucho más que solo eso, somos papás y debemos hacer nuestra labor como tales.

Sé que hay un montón de cosas nuevas, todas y cada una de ellas más difíciles de aprender que las otras, las hemos tenido que aprender a la velocidad de la luz y a la fuerza, hemos tenido que dejar nuestros miedos y temores fuera del alcance de la familia para que no intervengan, hemos aprendido terminología extraña como colecho, apego, porteo y otras cuantas más, nos hemos visto involucrados en acciones raras y completamente diferentes a las que estamos acostumbrados, esas son las cosas que nos sacan de cuadro y nos hacen ver la vida de una manera diferente.

Así que ya sabes Papá, sal del hueco en el que te escondes, déjate ver más seguido, participa más, ayuda más, juega más, disfruta más, estamos en el siglo 21 y la forma en como nuestros padres fueron con nosotros es historia antigua, ahora tu puedes marcar la diferencia, puedes ser más que solo parte de una fotografía, puedes convertirte en el héroe perfecto para tu hijo(a). Da ese paso que te falta y lo que lograras será lo mejor de tu vida y obtendrás la mejor recompensa que cualquier hombre puede recibir en vida, atrévete que no te vas a arrepentir nunca.

Ser padre es lo máximo, que tu hijo te diga Papá es lo máximo, compartir con otros papás también lo es y qué mejor forma que aprender de otros que ya lo han vivido antes que tú, comparte tus experiencias, papá: no te escondas.

Fotografia por: Matty Photography