jueves, 23 de abril de 2015

Ayudando a Alison

Hoy al salir a dar nuestra típica vuelta miraflorina para estirar las piernas nos topamos con una señora vendiendo mentas en la calle Olaya con un bebé en brazos de no más de año y medio, a la bebé se le veía mal, con cara de gripe y algo malnutrida, nos acercamos con la intensión de comprarle sus mentas como para ayudarla pero no pude evitarlo y le empecé a hacer gracias a la bebé. Una cosa llevo a la otra y empezamos a conversar con ella, a preguntarle que le pasaba a su bebé, me enseño la receta médica para unas medicinas comunes, típicas para bebés - Alergical, Mucovit y algo parecido al Panadol. La bebé se llama Alison y tiene lo clásico que nos sucede a todos por el cambio de clima, gripe, molestia en la garganta y algo de fiebre, casualmente la señora no contaba con lo necesario para comprarle las medicinas a su hija y por eso estaba vendiendo sus mentitas, se nos partió el alma.

Mientras preguntábamos algunas cosas más, como por ejemplo el lugar adonde llevaba a la bebé, como se llamaba la señora, si tenía más hijos (tiene una hija más de poco más de 2 años que se llama Kimberly que también esta resfriada, Alison tiene 1 año y 1 mes) y que era del esposo, el cual la abandono al salir embarazada de Alison, de verdad todo un tema. Al final la llevamos a la farmacia sin pensarlo dos veces donde le compramos los medicamentos y quedamos para encontrarnos mañana a la misma hora y en el mismo lugar para traerle unas cosas más. La verdad es que este tipo de situaciones son las que más me afectan y apenan un montón y más aún porque soy papá de una bebe que podría ser Alison.

Mientras íbamos haciendo las compras íbamos preguntándole más cosas a la señora, ella está buscando trabajo de limpieza, nos comentó que había dejado su CV en una de esas agencias de empleos y al preguntarle por su otra hija nos dijo que la tuvo que dejar en el nido por su casa, resulta que ella vive en Independencia por una calle o avenida que se llama Chinchaysuyo donde casualmente queda el centro de saludo donde lleva a sus hijas, una especie de clínica-posta donde justo hoy tiene cita con la doctora que ve a Alison a las 7pm.

Adicionalmente le pregunte como había llegado a Miraflores y nos comentó que la mitad del camino en carro y el resto caminando, por lo que nos dijo por su zona es difícil vender en la calle, imagino que será por la cantidad de personas que deben estar haciendo lo mismo. Le pregunte si seguía dando de lactar, siempre es bueno para un bebé sobre todo si está enfermo, por suerte si sigue dándole leche materna, a veces compra leche gloria de tarro y a veces tiene más suerte y le regalan formula, porque por obvias razones ella no puede adquirir ese tipo de producto. Al final luego de comprar los medicamentos le saque una foto a la bebé y a la receta como para investigar un poco más, uno ve tantas cosas que sospechas de todo, también le pedí su teléfono celular por si acaso.

Yo ya he visto tantas cosas en las calles que este tipo de situaciones podrían no se reales, mamás con hijos que no les pertenecen, con las historias más desgarradoras del mundo y quien sabe que más habrá detrás, pero bueno, decidimos darle el voto de la duda y esperar a ver si mañana aparece. Lo que sí quiero dejar en claro es que la ayuda fue de manera desinteresada, mi compañera de trabajo fue quien tuvo la iniciativa de llevarla a la farmacia a comprar las medicinas, yo ya luego me encargare de reembolsar parte del gasto que ella realizo.

Como curiosidad adicional empecé a realizar una búsqueda un poco detectivesca como para sí la información de la receta médica es verídica, valgan verdades, el centro médico si existe y la doctora que es la dueña del mismo también, tiene registro CMP que es válido y la dirección del local también, todo eso fue sencillo de consultar. Lo otro que trate de ubicar fue algo de información de la mamá, como tengo su nombre estuve buscando un poco, al final de varios intentos encontré un par de perfiles en el FB con nombres similares, donde la dirección que nos dio era la misma y el centro de estudios esta también por la zona en Independencia, ¿coincidencia?, ¿perfiles falsos?, al menos uno de ellos tiene una foto de Alison pero nada más y el otro perfil tiene algunos contactos pero ninguna foto, ¿todo lo que nos contó será real?, como que te queda el bichito de la duda.

Al final de cuentas lo de validar su situación es lo de menos, lo más importante es que pudimos ayudar a la señora de alguna u otra forma y para nosotros todo lo que ella nos conto es cierto, no sabemos si la volveremos a ver de nuevo pero igual vamos a esperar a mañana a ver qué sucede, luego les comentare si apareció nuevamente o simplemente desapareció, no quiero que me lo tomen a mal, si por mi fuera le daría trabajo y ayudaría a sus hijas a salir adelante.