jueves, 6 de agosto de 2015

Arrancó el Nido

Esto era algo que ya se veía llegar, tarde o temprano teníamos que tomar la decisión y al final lo hicimos con algo de pena y tristeza pero también con mucha emoción y felicidad, de hecho estábamos viviendo nuestros primeros sentimientos encontrados, es algo nuevo para nosotros pero algo necesario y sabemos que no va a ser la primera vez que nos va a suceder, aun vienen muchas decisiones muy importantes para el bienestar de nuestra hija.

Nuestra bebe ya tiene más de un año y medio y desde que cumplió el primer año hemos estado pensando, buscando y evaluando a que nido/guardería llevarla, incluso desde antes del año estuvimos preguntando e investigando si era factible o no llevarla al menos por unas horas. Todos los nidos donde preguntamos nos decían que no hasta por lo menos el año uno porque querían que la bebe pudiera valerse por sí sola en algunos aspectos, como caminar y hablar aunque sea un par de cosas.

Ahora que ya llegamos al mes de Julio nuestra no tan pequeña bubu está asistiendo a un nido guardería que nos queda al frente del condominio, como se diría, está a tiro de piedra, solo hay que salir del departamento, caminar poco menos de una cuadra y cruzar la pista, así de fácil. Fue como si estuviera destinada a asistir a ese local.

Es un local nuevo y que está en crecimiento, siguen implementando varias cosas, aumentando salones e infraestructura y el local que empezó con un par de áreas de trabajo sigue creciendo, ahora ya tiene 4 salones y siguen mejorando, lo que me parece genial. No voy a mentir al decir que al principio pensé que como era un lugar nuevo iba a tener poca asistencia y yo tenía mis dudas, de cómo era el lugar, que tan bien tenían las cosas, que tipo de profesoras estarían a cargo de cuidar a los niños y etcétera de cosas más, ahora que nuestra hija va a sus clases he podido ver que son unos 50 niños los que asisten, con edades desde los 9 o 10 meses hasta los casi 5 años. Luego conversando con algunos padres nos enteramos que era un nido conocido en el distrito de Surco y que se había tenido que mudar porque necesitaban más espacio, el local anterior les había quedado pequeño.

Mi hija asiste al primer grupo, con niños de entre 1 y 2 años, creo que son como 6 en total. He visto por las fotos las actividades que realizan, pintura, danza y cocina, bastantes trabajos manuales y muchos juegos. Nosotros dejamos a la bebe en el turno de la mañana hasta las 12:45pm y ya nos la entregan almorzada, lo que me parece perfecto porque está aprendiendo a comer de todo y cada vez habla más, la interacción con otros niños un poco más grandes está ayudando bastante, como ella imita todo, ve el ejemplo de sus compañeros de salón y ahora come casi sola y es bien desenvuelta, todo eso me parece bastante genial!!!

Como todo bebe que empieza a asistir a un nuevo lugar siente la pegada del cambio, es obvio que este cambio ha producido una reacción en nuestra hija, el llanto de los primeros días era algo que iba a suceder de todas maneras, era inevitable, pero yo creo que está más asociado al engreimiento que a otra cosa, a los pocos días ya empezaba a preguntar por su Miss y solo quería ir a su nido, ahora dejarla y recogerla es de lo más natural. Como en todas las situaciones de la vida, todo cambio radical produce una reacción igual de radical pero con el tiempo nos terminamos amoldando bastante bien, y esto lo digo por todos nosotros, tanto padres como hijos.

¿Y cómo fue tu experiencia en los primeros días de clase de tu hijo?