domingo, 18 de mayo de 2014

De la Gripe a la Bronquitis

Esta última semana ha sido una semana complicada para nosotros, hemos tenido a la bubu enferma varios días con tos, fastidiada con la nariz y con algo de fiebre. El pediatra nos dio un tratamiento de una semana para poder contrarrestar la enfermedad, este es el primer resfriado de la bebe y ha sido todo un reto.

Luego de varios días de tratamiento vimos algo de mejoría, ya no tenía fiebre pero la tos seguía molestando un poco, ya llevábamos dos días solo con eso y Mary decidió que sería bueno llevarla de nuevo al doctor para que la chequeara y nos dijera si continuábamos con el tratamiento tal cual o nos daba indicaciones nuevas, la sorpresa no fue tan agradable para nosotros.

La bebe había desarrollado un caso de bronquitis, ya el resfriado se había complicado y tenía el pecho cerrado, se le escuchaba el zumbido del mismo al verla respirar y ya con eso se nos complicaba más la situación, ahora teníamos que cambiar el jarabe por uno diferente y más fuerte y también teníamos que aplicarle cada cuatro horas el inhalador que usan los asmáticos para poder combatir la bronquitis. Es todo un tema tratar de que se quede quieta para poder poner la Aero cámara para poder aplicar el inhalador, tenemos un reto de entretenimiento para que se deje, por suerte lo está tomando por el lado divertido, le gusta que hagamos muecas y contemos los segundos en voz alta, al menos por ahí la estamos pasando algo mejor.

Ya estamos en el día tres de tratamiento y son cinco días en total, ayer fue un día bastante largo, la bebe ha estado bastante fastidiada porque ha empezado a expectorar por la nariz y por la boca y tenemos que estar al pendiente para que no se ahogue, aparte de que nos dimos cuenta de que esta con la molestia de la encía superior porque al parecer están saliendo los dientes de arriba y eso tampoco nos ayuda mucho, si esta fastidiada por la gripe no me puedo imaginar cómo debe estarse sintiendo si le sumas la molestia de los dientes, eso explicaría el mal genio.

Lo que no queremos es que se nos deshidrate, igual estamos dándole de comer pero no acepta mucha comida, solo unas cuantas cucharadas que no llegan a cubrir el tamaño de la porción que debe consumir, solo está tomando más líquidos que comida y la leche materna está siendo requerida en mayor cuantía ya que no acepta mucho otras cosas de comer, imagino que poco a poco eso ira mejorando también.

Lo único que nos queda es esperar que el tratamiento termine, volver a llevarla a que la vea el pediatra el miércoles que viene y esperar que se cure, no me gustaría tener una hija asmática tan pequeña, a cruzar todos los dedos, incluso los de los pies.