jueves, 15 de mayo de 2014

Papá reciclador

Ya que ahora nuestra hija disfruta tanto de la comida casi como cualquier adulto, la variedad está a la orden del día, ya estamos en el mes siete y la alimentación ha mejorado un poco con respecto al mes anterior, ahora adicionalmente a lo que ya le dábamos en el mes seis se le ha incluido carne molida, pollo molido y el hígado, aparte tenemos ahora alcachofa y con las frutas vamos con la pera y el membrillo, hasta ahí todo muy bien.

Otra cosa que ha aumentado es la porción, la cantidad de cucharadas que en teoría tenemos que darle, en el mes seis le estábamos dando hasta 3 cucharadas normales, ahora hasta 5 cucharadas pero obviamente en un lapso de tiempo largo y con cucharita, pero la medida es la cuchara sopera de adulto.

Como siempre nos han dicho que la bebe debe comer lo que puede no la estamos obligando a que se atragante de comida, solo lo que ella acepta y hay que entender cuando ya no resiste más, a veces termina sin problemas a veces deja algo en el plato, es ahí donde entra mi función de limpieza rápida.

Muchos amigos me habían comentado que cuando la bebe empiece a ingerir alimentos un poco más sólidos llegaría el momento donde los padres tienen que terminar lo que la bebe empieza, que iban a haber momentos donde tendría que terminar de comer lo que ella no quería comer, bueno pues, esa etapa ha llegado y ahora yo me encargo de limpiar los platos de comida y las ollas con la comida que queda, nada se desperdicia, todo entra en una u otra boca así que a mí me ha tocado ser el control previo antes del detergente.

A la fecha me ha tocado comer casi todo lo que la bebe no termina, desde licuados de verduras hasta compotas de frutas, algunas sin sabor y otras son demasiado buenas con un sabor exquisito, no usamos ningún tipo de condimento al preparar la comida todo es netamente al natural. A veces esta tan bueno que no me dejan nada así que me quedo triste porque no comparten conmigo pero a veces si me toca bastante, todo lo que se prepara es para el día y en teoría nada se guarda, no voy a decir que no hemos almacenado algunas cosas pero solo por 24 horas, casi siempre tengo trabajo y este no termina cuando termino de comer los saldos del plato o de la olla sino cuando termino de lavar la vajilla, las ollas y los cubiertos, es mi responsabilidad dejar todo reluciente para la siguiente merienda.

A cuantos padres les ha tocado hacer de recicladores? Yo no me quejo de nada, me gusta mucho comer y si esta rico mejor.