lunes, 4 de agosto de 2014

Callejera como sus Padres

De un tiempo a esta parte de nuestros días nos hemos percatado que a nuestra hija le encanta salir a la calle sin importar la hora, la alegría y algarabía que demuestra cuando se da cuenta de que nos estamos alistando para salir, es increíble como asocia ciertas acciones con el hecho de que vamos a salir de casa, por lo visto es tan fanática de la calle como nosotros.

Si es bien cierto que ahora cargamos con ella de un lado a otro la mayor parte de las veces que salimos, incluso el salir de casa es más por ella para que pueda pasear, respire otros aires y no este metida tanto tiempo en la casa, aunque eso signifique solo ir a dar una vuelta al parque vale bastante para la bubu. Ahora salimos bastante más veces de noche que de día, sobretodo porque durante la semana el trabajo no me permite estar en casa antes de las 6:30pm y muchas de esas veces la bebe esta esperándome para salir.

Es por eso que los fines de semana los aprovechamos lo más que podemos, sobre todo los domingos, ese día lo empezamos temprano y no paramos hasta bien entrada la noche, es un trote bárbaro el que hacemos para poder hacer todo lo programado, visitar a quienes tenemos que ver, además de hacer algunas cosas en la casa, pero igual la calle es lo que nos relaja más a todos. Es muy divertido escuchar y ver las reacciones que tiene mi hija al ver la puerta, cuando la abrimos, cuando le ponemos su gorro para el frio y su colcha, ella es la que llama al ascensor y marca los botones, el botón que lo llama y lo abre y el botón con el número del piso al que queremos ir, es increíble todo lo que aprenden, son realmente unas esponjas.

Imagino que para ella salir a la calle es una aventura diferente cada vez, ver cosas diferentes, ver gente diferente, pasear en el carro o en su coche mientras nosotros caminamos a su lado, usualmente vamos a Miraflores, paseamos por el Parque Kennedy, vamos a los juegos y a veces compramos algo en el mercadito de pulgas que se forma en la plazuela central que está cerca del D’Onofrio, a la bebe le gusta ver a los gatos que están dando vueltas por el parque, y cuando ve a otros niños jugando se aloca.

Nosotros tratamos siempre de llevarla a algún lugar aunque sea solo un ratito, sobre todo si podemos ir a un parque, estamos queriendo ir al Parque de las Leyendas pero hasta ahora no hemos podido hacerlo, ya hemos ido a Chosica unas tres veces y es ahí donde dejamos que explore la zona, gatee por el césped, juegue a su manera y juegue también con nosotros, el cambio de ambiente es algo a veces bastante necesario.

Sé que no todos los padres podemos hacer paseos o viajes cortos, pero si se puede y se logra aprovechar esos viajes cortos con sus hijos verán que va a ser algo inolvidable que les va a encantar como familia, ayuda a que estemos más unidos, nos divirtamos y pasemos un día alegre y relajado, dentro de lo posible claro.