lunes, 18 de agosto de 2014

Nuestro primer día del niño

Y llegamos al tercer domingo de Agosto, fecha muy esperada sobre todo por mí, porque toda esa semana los juguetes están de oferta en todos lados y puedo comprar cosas para mi colección, pero este año ha sido muy diferente, ha sido tan diferente que no he podido comprar nada para mí, ahora quien celebra este día es mi hija. Sé que aún está muy pequeña para darse cuenta de estas cosas pero igual hay que hacer algo diferente, que sea especial para ella y para nosotros, y eso hicimos.

Este domingo 17 hicimos varias cosas simpáticas, primero nos quedamos en la cama hasta tarde, jugando con la bebe, viendo sus dibujos animados, cocinando con ella, hemos hecho que participe en más actividades de la casa para que este entretenida, pero eso fue todo, nuestra intención fue siempre la de salir a pasear, aunque sea por los parques, ya que salir de Lima como que se nos complicó un poco.

La figura fue que esta vez pudimos salir de casa después del almuerzo, pudimos ir a visitar a mi mamá, dos veces en el día, la primera fui yo solo con la bubu para dejarle unas cosas y la segunda ya fue para recoger algunas compras que ella había hecho por nosotros, esa fue ya como a las siete de la noche, pero en el ínterin estuvimos dando vueltas en el carro, buscando un lugar simpático como para caminar, mi primera intención era ir al parque el Olivar en San Isidro pero como el día estaba medio frigorífico decidimos no ir tan lejos, así que una vez más nos quedamos en Miraflores.

Algo que llamo mucho mi atención fue la tonelada de gente que había en las calles, los cientos de familias con hijos paseando por todos lados, decenas de coches con bebes, los juegos del parque de Miraflores estaban atestados de criaturas correteando de un lugar a otro, los padres iban corriendo detrás de sus hijos, obviamente esos eran los padres a los que si les importan sus hijos porque habían otros que mantenían su distancia y se notaba que su interés era otro, pero eso a nosotros no nos afectó, nosotros habíamos salido a disfrutar de la tarde a como dé lugar.

Visitamos algunas tiendas, paseamos por el parque y estuvimos cuidando de que no atropellen a nuestra hija en los juegos mientras ella gateaba de un lugar a otro o sino Mary la hacía subir a los juegos y a usar la resbaladilla, obvio que con ayuda y bajo la supervisión necesaria, pude sacar algunas fotos pero la verdad es que había tanta gente que era casi imposible tener una buena toma, que pena para mí.

Lo que si llamo mucho mi atención es que cuando hemos visitado estos juegos siempre hemos visto algunos niños jugando, contados con los dedos de las manos, pero ayer era impresionante, entonces la pregunta que me hago es, ¿el resto de los fines de semana los padres no llevan a sus hijos a pasear?, o de repente ir al parque a jugar está vetado, de repente solo los sacan a pasear una vez al año, justamente cuando es el día del niño, es como cuando celebras el día de los enamorados, el día del padre o de la madre u otra de las tantas celebraciones, ¿no deberían llevar a sus pequeños a pasear y a jugar en lugar de tenerlos en casa? De repente estoy mal, puede ser que los fines de semana sean para visitar a la familia, ver a los abuelos, a los tíos o a los amigos, de repente ir a un cumpleaños o en el peor de los casos para hacer las tareas, igual ayer parecía que a muchos de esos niños recién los habían sacado de casa a conocer el mundo.

En fin, nosotros si nos divertimos, pudimos hacer varias cosas agradables y siempre vamos a tratar de hacerlas, los parques y los paseos están en los primeros puestos de las actividades de los fines de semana con la bubu. Ahora a programar nuestro siguiente paseo para el sábado 30 que es feriado.