lunes, 29 de septiembre de 2014

Mi primer año como Abuela

Mi mamá está más que contenta por ser abuela y aprovechando que mi hija cumplió su primer año hace 1 semana decidió escribir un pequeño artículo sobre ello y con mucho gusto lo comparto con todos ustedes.

Mi primer año como Abuela

Convertirnos en abuelos, es un cambio en nuestra vida, es ver llegar una personita que es la extensión de nosotros, es la suma de genes de dos personas, todos nos preguntamos durante los meses de espera como será, a quien se parecerá, de qué color serán sus ojos, o cómo será su cabello.

Fueron 9 meses de espera, de angustia, de curiosidad, de nuevos sentimientos, de compartir con los padres todas las interrogantes, las preocupaciones, las ilusiones.

Parece que fue ayer cuando mi hijo me llamó y me dijo que fuera a la clínica, que comprara pañales de bebé en el camino, que tuvieron que ir de urgencia porque el proceso de parto se presentó en un restaurante comiendo pollo a la brasa. Todos los planes, las coordinaciones, se fueron en un minuto.

Llegar a la clínica en la noche, más o menos como a las 11, sentarte en una sala de espera mientras las horas pasan, hasta que sale el médico y te dice ya nació, que estuvo un poco complicada la cesárea, pero todo está bien, que ahora está descansando y en un rato pasan a la bebé a la sala de Neo Natos.

Sentarse otra vez, esperar una vez más y ver cómo pasan los minutos, luego de poco más de una hora y se abren las puertas de la sala y aparece la enfermera con la incubadora caminando como si alguien la persiguieran, y ahí está, mi nieta, chiquita, chinita, solo logro tomarle unas fotos a través del vidrio y ya son como la 1 de la mañana. Casi no tuvimos tiempo de reaccionar, minutos únicamente para conocerla.

Al día siguiente y por recomendación del médico la madre debe descansar y no recibir visitas, más horas de espera, pero no podemos ir contra las indicaciones. Luego de casi 48 horas después puedo verla, cargarla, tocarla, tenerla en mis brazos. Todo lo esperado, vivido, se vuelve realidad en unos minutos, ya tenemos un miembro más en mi pequeña familia.

Han pasado 12 meses desde esa noche, vas a cumplir tu primer año, llenaste un espacio nuevo en nuestro mundo, ahora completas la vida con tu sonrisa, nos haces reír con tus regaños, eres el pretexto perfecto para comprar regalos sin que nadie me juzgue.

En resumidas cuentas lo puedo gritar a los cuatro vientos:
AHORA SOY ABUELA Y NO ME CAMBIO POR NADIE “FELIZ CUMPLEAÑOS PRINCESA”